¿La luz UV sirve para purificar y limpiar el aire de mi ambiente?

La irradiación germicida ultravioleta (UVGI) es un método de desinfección que utiliza la luz ultravioleta para inactivar los microorganismos destruyendo su ADN. Sin embargo, la sobreexposición a la UVGI tiene efectos adversos para la salud, ya que provoca un eritema cutáneo (enrojecimiento superficial de la piel) y una dolorosa afección ocular conocida como fotoqueratitis. La irradiación UV puede inactivar los virus en el aire, sin embargo, tiene una zona efectiva muy limitada. El efecto de la UVGI se evalúa mediante dos factores, la zona de contacto y el tiempo de contacto. La UVGI sólo es efectiva en su zona de contacto y con un tiempo de contacto suficientemente largo. Si el aire pasa demasiado rápido y por lo tanto no tiene suficiente tiempo de acción, la UV tendría efectos limitados sobre los patógenos.  Las esporas y polen pueden conservar sus propiedades infecciosas/alergénicas incluso después de la irradiación UV. Además, los virus o bacteria que usan los contaminantes como vehículos, podrían no ser afectados. Por lo tanto, la luz UV sin un sistema de filtración adecuado, no proporciona una acción por si sola y se debe recordar que daña plásticos y mobiliario.

Su real utilidad es en intensidades altas, sin personas cerca, pero sólo para desinfectar. Pero sólo manejada por expertos y uso hospitalario.

Compartir esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras Entradas de interés